EJÉRCITO NACIONAL

La violencia

revolucionaria1

(1960-1998)

Wilman Delgado Murcia

Profesional en Filosofía y Letras,

 Universidad de la Salle

Docente universitario

Analista militar

Consultor en seguridad y defensa

Introducción

Esbozo histórico de las Farc

En la década de los sesenta concurren en el mundo una serie de acontecimientos político sociales que marcarán su destino en los siguientes años. El principal de estos fue la tensión entre Estados Unidos y la Unión Soviética, que surgió por el antagonismo de sus sistemas de gobierno (capitalismo y socialismo), ideológica, económica y políticamente incompatibles. Este período, conocido como Guerra Fría provocó en varios países del mundo el surgimiento de conflictos irregulares entre estos sistemas ideológicos.

 

Fue así como en Colombia nacieron varios grupos armados de orientación marxista-leninista con la intención de imponer a sangre y fuego el socialismo. En 1964 surgieron las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia  Farc (Ferro y Uribe, 2002, p. 29), y el Ejército de Liberación Nacional, Eln (Vargas, 2006, p. 121); en 1967, el Ejército Popular de Liberación, Epl, y el Partido Comunista de Colombia Marxista Leninista, PCC-ML, una facción del Partido Comunista de Colombia -PCC (cf. Villarraga, 1994).

 

De igual forma, en 1974 nacieron tres grupos guerrilleros más, el M-19, fundado por algunos ideólogos de la Alianza Nacional Popular, Anapo, y disidentes de las Farc (cf. Villamizar, 2007); también el Movimiento Armado Quintín Lame, MAQL, integrado por indígenas del departamento del Cauca, y el Partido Revolucionario de los Trabajadores, PRT2. Este último grupo emerge por discrepancias en torno a la conducción estratégica del PCC-ML, la misma facción de la que había surgido el EPL siete años antes (Rampf, Castillo, y Llano 2014, p. 2).

Para ampliar el tema consulte las siguientes referencias:

 

Castro Ruz, F. (2008). La paz en Colombia. La Habana: Editora Política

 

Ferro, J. G. y Uribe, G. (2002). El orden de la guerra. Las FARC-EP: Entre la organización y la política. Bogotá: Centro Editorial Javeriano

 

Medina, C. (2010). FARC-EP y ELN. Una historia política comparada. Trabajo de grado presentado por el autor para optar por el título de doctor en historia. Disponible en: http://www.bdigital.unal.edu.co/3556/1/469029.2010.pdf

 

Pizarro, E. (1989). Los orígenes del movimiento armado comunista en Colombia: 1949-1966. En Análisis Político n.º 7 (mayo-agosto 1989). Instituto de Relaciones Internacionales IEPRI. Universidad Nacional, 7 de Mayo de 1989.

 

Rampf, D.; Castillo, D. y Llano, M. (2014). La historia no contada del Partido Revolucionario de los Trabajadores: Un análisis de la transición del PRT de un partido clandestino a un actor de la política legal. Bogotá: Cinep y Berghof Foundation

 

Vargas, A. (1995). Política y armas al inicio del Frente Nacional. Universidad Nacional de Colombia  (2.a Edición)

 

_________. (2006). Guerra o solución negociada. ELN: Origen, evolución y procesos de paz. Bogotá: Círculo de lectores, con licencia de Intermedio editores.

 

Villamizar H., D. (2007). Jaime Bateman. Biografía de un revolucionario. Bogotá: Intermedio editores.

 

Villarraga, S. A. (1994). Para reconstruir los sueños, una historia del EPL. Bogotá: Fundación progresar.

Según la historiografía de las Farc, el 27 de mayo de 1964 se produjo el primer combate con tropas del Ejército Nacional en el corregimiento de Marquetalia, municipio de Planadas, Tolima. Para esta insurgencia ese es su origen como Farc, (Pizarro, 1989, p. 27).

 

No obstante, para comprender la historia es necesario remontarnos un poco antes, cuando en abril de 1961, el PCC en el marco de su IX congreso formalizó su adhesión a la estrategia marxista – leninista de combinación de las diferentes formas de lucha. Basado en esta determinación, destinó a dos de sus más destacados ideólogos, Luis Alberto Morantes Jaimes, alias Jacobo Arenas, y Hernando González Acosta,  con la misión de orientar políticamente a las guerrillas asentadas en los departamentos de Tolima y Cauca, respectivamente (Castro Ruz, 2008, p. 69). Sin embargo, no fue sino hasta  1966, cuando el grupo insurgente realizó la Segunda Conferencia Guerrillera, que asumió el nombre de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Farc e inició la fase de consolidación como movimiento guerrillero (Pizarro,  1989, p. 27).

 

Ya para 1982, durante la Séptima Conferencia Guerrillera, las Farc hicieron manifiesta su intención de toma del poder político mediante la combinación de las diferentes formas de lucha. Para este propósito, definieron un plan estratégico centrado en el crecimiento y expansión de su dispositivo de fuerza mediante una serie de disposiciones que denominaron “plan militar de ocho años”.  Sin embargo, fue en el Pleno Ampliado de 1989, cuando establecieron metas concretas para la toma del poder en tres fases de dos años cada una, entre 1990 y 1996, afectando indiscriminadamente la población civil y el desarrollo del país. Esta intención fue neutralizada antes de su despegue por el Ejército Nacional a través de la Operación Colombia, iniciada el 9 de diciembre de 1990.

 

Más adelante, en abril de 1994 este grupo al margen de ley realizó la Octava Conferencia Guerrillera, evento en el que formularon un programa político de diez puntos, denominado Plataforma para un gobierno de reconstrucción y reconciliación nacional (Medina, 2010, p. 590). Allí también, las Farc consolidaron la creación de los bloques de frentes y sentaron las bases para la formación de un partido político clandestino y un movimiento de masas.

 

Posteriormente, en noviembre de 1997 realizaron un Pleno Ampliado en el que insertaron la llamada «Variante del Plan Estratégico», que consistía en la toma de los departamentos de Caquetá y Putumayo, además de la instauración de un gobierno provisional en Florencia, asedio a la ciudad de Cali y aislamiento del Chocó. En el plano político concretaron las tareas para el lanzamiento del Partido Comunista Clandestino PC3 y el Movimiento Bolivariano MB, tarea concretada en abril del año 2000. En lo armado, diseñaron planes concretos para dar el salto hacia la guerra de movimientos.

 

Finalmente, esta etapa llegó a su punto máximo en 1998. El 3 de agosto de este año se dio el asalto a la Base Antinarcóticos de la Policía Nacional, en Miraflores  (Guaviare), con un saldo de  16 muertos, 26 heridos y 129 militares secuestrados. El 1 de diciembre se presentó el ataque a Mitú, capital del departamento de Vaupés,  que dejó 16 policías, 24 militares y 11 civiles muertos; 47 uniformados heridos y 61 secuestrados.

EJÉRCITO NACIONAL

El nacimiento del Eln

El Ejército de Liberación Nacional Eln nació como consecuencia de la revolución cubana. Este hecho generó en Fidel Castro la ambición de expandir su proceso revolucionario hacia otros países del continente. Así que en 1962, decidió «obsequiar» mil becas a estudiantes latinoamericanos que desearan ir a estudiar Medicina y Economía. Se presentaron 62 estudiantes colombianos, de los cuales solo siete quedaron en la isla luego de la «crisis de los misiles», en octubre del mismo año. Posterior a una fase de adiestramiento (1963), estas siete personas fundaron en Cuba la Brigada pro Liberación José Antonio Galán, y retornaron a Colombia (cf. Vargas, 2006, 125-139). Según Alejo Vargas, el Eln nació el 4 de julio de 1964, con la Primera Marcha Guerrillera, y el 7 de enero de 1965 se dio a conocer públicamente como Ejército de Liberación Nacional - Eln, con la toma del municipio de Simacota, en el departamento de Santander (Vargas, 2006).

 

En 1973, el Eln fue casi aniquilado durante la Operación Militar Anorí. Por esta razón sus diluidos reductos se dispersaron para luego iniciar una etapa de reagrupación que culminó en 1984. En este año, el grupo realizó un evento denominado Reunión Nacional Héroes y Mártires de Anorí, liderada por el entonces cabecilla Manuel Pérez Martínez, alias el cura Pérez. Este evento marcó el inicio de una etapa de auge del Eln, principalmente por su fortalecimiento económico producto de la extorsión y el secuestro.

 

Fue así como en 1989, durante el Segundo Congreso formularon su estrategia de construcción del poder popular, mediante el Trabajo Político Organizativo -TPO. En 1996, en el Tercer Congreso esta insurgencia reafirma la vigencia del socialismo tras la caída del imperio soviético y fijan nuevas pautas para el redireccionamiento de la acción revolucionaria. Ya en 1998, durante el Tercer Pleno Ampliado de la Dirección Nacional, el Eln definió la Convención Nacional como el mecanismo que conduciría a una Asamblea Nacional Constituyente, con la sociedad civil como un tercer actor. Desde entonces, el Eln ha tratado de generar un equilibro dinámico de fuerzas mediante la combinación de las diferentes formas de lucha.

 

1El concepto fue extraído de Política y Armas al inicio del Frente Nacional, (1995) de Alejo Vargas Velásquez.

2El M-19, el EPL, el PRT, Movimiento Armado Quintín Lame y el Movimiento de Autodefensa Obrera, ADO, (pequeño grupo armado nacido en 1978), se desmovilizan en procesos simultáneos de negociación entre 1990 y 1991.

Revista Ejército