El Plan Patriota:  Plan para la conducción

conjunta de la guerra irregular

General (R) Jorge Enrique Mora Rangel

Excomandante General de las Fuerzas

Militares y del Ejército Nacional

Situación operacional

 

En los primeros años de la década de los 90 se dio el mayor avance en el plan estratégico de las Farc en toda la historia del conflicto. Este hecho se caracterizó por la acumulación de recursos humanos, alrededor de 20.000 guerrilleros en sus filas, así como logísticos para mantener las redes de narcotráfico, y a esto se sumó la importante presencia territorial que lograron.

 

Este plan estratégico, fundamentado en el poder económico del narcotráfico y desarrollado mediante acciones terroristas, se concentró en el secuestro de miles de civiles nacionales y extranjeros, la destrucción de más de 300 pequeñas poblaciones campesinas, en donde masacraron civiles indefensos y policías. Así mismo, en el ataque a Unidades Militares que condujeron a la pérdida de un número muy importante de nuestros hombres, entre muertos, heridos y secuestrados (Revista Ejército, 152, 2010).

 

Fue la época en que la guerrilla de las Farc creyó que el poder acumulado y los éxitos en el campo táctico le permitirían escalar el nivel del conflicto, al pasar de la guerra de guerrillas a la guerra de movimientos. Paradójicamente, ese escalamiento del conflicto los llevó a cometer el mayor error estratégico, equivocación que significó para el grupo armado ilegal el inicio de la derrota y el camino de la victoria de nuestros soldados y policías.

 

El Plan Patriota

 

Fue el plan militar estructurado, planeado y ejecutado por el Comando General de las Fuerzas Militares para la conducción conjunta de la guerra irregular, con base en las decisiones políticas del Gobierno nacional, como consecuencia del avance de los planes de las Farc y el término del proceso de paz del Caguán (Revista Fuerzas Armadas, 205, 2008).

 

El comandante general personalmente dirigió la elaboración del plan con la participación directa de los comandantes del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, acompañados de sus oficiales de inteligencia, operaciones, acción psicológica y asuntos civiles. Las reuniones de planeamiento se efectuaron en las instalaciones de la Escuela Superior de Guerra, y el director de la misma se encargó de asesorar, recopilar y redactar las decisiones que generaron el cambio definitivo.

 

El plan tenía como objetivo final «doblegar la voluntad de lucha de los grupos narcoterroristas» (Plan Patriota, 2002), y se estructuró para ejecutarlo en tres fases así:

 

Primera fase: alistamiento y despliegue

 

Durante esta fase se reestructuró todo el dispositivo de las Fuerzas, se organizó y se cumplió el programa de Soldados Campesinos, el cual permitió el regreso de alcaldes y policías a los municipios que habían sido atacados y destruidos. Con esto se restableció la gobernabilidad. Simultáneamente se aseguró mediante la implementación del Plan Meteoro la presencia y control militar y policial en las vías de comunicación, lo que permitió el tránsito libre y seguro de la ciudadanía.

Segunda fase: Debilitamiento

- Primera sub-fase:

Acción Ofensiva Limitada, sobre el área objetivo seleccionada, en este caso el departamento de Cundinamarca, mediante la Operación Libertad, que permitió la disolución exitosa de la amenaza creciente sobre la ciudad capital.

- Segunda sub-fase:

Acción Ofensiva Continuada. Cumplida exitosamente la misión de la primera sub-fase, todo el poder y esfuerzo se orientó al objetivo principal, los mandos y las organizaciones más numerosas y mejor armadas del grupo guerrillero, los bloques Oriental y Sur que se concentraban en los departamentos Meta, Caquetá, Guaviare, Tolima, Huila y Putumayo . Esta fase del plan se bautizó Operación JM.

Tercera fase: Consolidación

Se planeó para que a la finalización de la segunda fase, el Gobierno nacional pudiera iniciar un proceso de conversaciones con una guerrilla derrotada.

 

Finalmente, los resultados del Plan Patriota son el producto de los cambios en las Fuerzas Militares, los cuales se adelantaron como parte de profundas reflexiones sobre lo que estaba pasando en el campo de combate, en el planeamiento, ejecución y liderazgo de todos los niveles de las Fuerzas y en la fortaleza y compromiso de nuestras instituciones.

 

Al respecto, el cabecilla de las Farc alias Tirofijo redactó un documento de análisis que denominó «Informe al estado mayor central de las Farc-EP para el estudio y análisis del Plan Patriota»1, el cual refleja cómo el Plan cambió para siempre la correlación de Fuerzas. En este y otros documentos del grupo armado al margen de la ley se encuentra de manera explícita o tácita el reconocimiento de las dimensiones militares del Plan Patriota. Para reafirmar la importancia, contundencia y ruta trazada por el plan me referiré a algunos apartes textuales del documento:

 

[…] sin olvidar que un 90 por ciento de los planes trazados por los Estados Mayores para efectuar acciones contra el operativo no fructificaron por las variantes de planes y movimientos […]

 

[…]  Podemos afirmar que un 45 por ciento de las organizaciones y partido clandestino han sido destruidos […]

 

[…] A pesar del alto costo en vidas humanas y bienes materiales perdidos, las direcciones de los bloques Oriental y Sur, consideramos que necesitamos tres o cuatro años para volver a recuperar y para reconstruir lo perdido […]

 

Así mismo, en el 2005 el guerrillero Iván Márquez, en un análisis sobre el Plan, argumentaba: «El Plan Patriota es la más grande ofensiva militar de los gobiernos de Washington y Bogotá contra las Farc en los últimos 40 años […]».

 

 

A manera de cierre, el Plan Patriota, que inició en el 2002 y terminó en el 2007, se constituyó en el Plan de las Fuerzas Militares de mayor contundencia, perseverancia y liderazgo, con participación de la Policía Nacional. Este abrió el camino a otros planes militares igual de importantes y contundentes que nos condujeron a la victoria militar, a lograr el objetivo de doblegar la voluntad de lucha de las Farc, lo cual se vio materializado en el inicio del proceso de conversaciones de La Habana en el año 2012, con unas Farc derrotadas. Esto permitió llegar al fin del conflicto. Sin la menor duda, las Farc se sentaron a la mesa de conversaciones como producto de lo logrado por los soldados y policías de Colombia en el campo de combate.

 

Estos cinco años a los que nos estamos refiriendo cambiaron decisivamente la percepción de los colombianos, y esto lo demuestra la encuesta Gallup, que desde estos años hace las siguientes dos preguntas:

 

¿Cree usted que las Fuerzas Armadas colombianas están en capacidad de derrotar militarmente a la guerrilla?

 

¿Cree usted posible que la guerrilla colombiana llegue algún día a tomarse el poder por la fuerza?

 

La respuesta de la época muestra el cambio absoluto de los colombianos sobre la percepción del conflicto2.

 

En conclusión, se puede decir que tanto para periodistas nacionales y extranjeros como para buena parte de analistas de la academia, militares y de las mismas Farc, así como desde el punto de vista de los hechos, el Plan Patriota se constituyó, tal cual lo afirma la periodista Yineth Bedoya, «la más grande operación militar de la historia. Las futuras generaciones sabrán que la historia de su país se transformó gracias a una política militar llamada Plan Patriota» (Bedoya Lima, 2008).

 

1 Documentos hallados por las tropas durante la Operación JM, y firmados por alias Tirofijo, con la denominación de Informe al estado mayor central de las Farc-EP para el estudio y análisis del Plan Patriota  y  carta a camaradas del secretariado miembros del estado mayor central y mandos.

2 Encuesta Gallup, respuesta de la época (1998-2003) a las dos preguntas.

 

Para ampliar el tema consulte las siguientes referencias:

 

Revista Ejército. (2010, 11). La victoria militar: un largo y difícil recorrido,

152, p. 28.

 

Revista Fuerzas Armadas. El Plan Patriota, base del Plan Consolidación,

205, p. 18.

 

Bedoya Lima, J. (2008). En las trincheras del Plan Patriota. Intermedio Editores.

 

Encuestas Gallup (1998-2003)

 

Compartir

EJÉRCITO NACIONAL

DE COLOMBIA

Revista Ejército