Una mirada

jurídico-operacional

a la ofensiva estratégica decisiva

Jean Carlo Mejía Azuero

MCL – Ph. D.1

Un contexto necesario

 

La ofensiva estratégica de las Fuerzas Militares y en especial del componente del Ejército de tierra durante el periodo 2003-2008 estuvo enmarcada por un cambio de gobierno, con el cual se dio la finalización de la zona de distensión en el mes de febrero del año 2002, y la consecuente desilusión del pueblo colombiano y la comunidad internacional frente al engaño de las Farc. A todo esto se sumó la falta de voluntad política del Eln para negociar seriamente, así como el uso del secuestro y el terror como forma de presión política, y del narcotráfico y otras expresiones multicriminales.

 

De otro lado, se evidenció el fortalecimiento en capacidades de la Fuerza Pública, habida cuenta del apoyo de Estados Unidos con el Plan Colombia, y de un esfuerzo presupuestal interno en materia de seguridad que no se había visto en décadas (Resdal, 2017).

 

Igualmente, los grupos armados organizados al margen de la ley que reunían para el periodo los requisitos del artículo 1.º del Protocolo Adicional II de 19772, en especial las Farc, cambiaron su estrategia de guerra ante los reveses operacionales, dado que pasaron a una ofensiva táctica y una defensiva estratégica (que se prolongó al período 2010-2015), mediante el ataque directo a la población civil,  entre ellos, concejales y diputados (Mejía, 2009, p. 123). Así mismo, recurrieron al uso de todo tipo de armas no convencionales e infracción de los principios del Derecho Internacional Humanitario (DIH) y los Derechos Humanos (DD. HH.), como lo describe Ugarriza y Pabón en su texto Militares y Guerrillas (2017, p. 298).

 

Por otro lado, las Autodefensas Unidas de Colombia estructuraron toda una estrategia para lograr la desmovilización que finalizaría en buena medida con la Ley 975 (Congreso, 2005). Este periodo de intensificación y degradación de la guerra se puede describir como el de la ofensiva estratégica para lograr el punto de inflexión para la negociación.

 

Hitos jurídico-estratégicos con repercusión operacional 2003-2008

 

a. Una voluntad política expresada normativamente:   Más allá de la discusión política sobre la existencia de un conflicto armado sin carácter internacional, lo realmente cierto es que el periodo 2003-2008 contó con manifestaciones que permitieron algunos desarrollos legales que tuvieron repercusión operacional en cuanto a lo estratégico. Estas expresiones políticas han sido estables durante los últimos tres gobiernos y han permitido llegar al punto actual de la finalización del conflicto armado con las Farc.

 

El Ejército actuó durante este período bajo el amparo de la Constitución y la ley, con la subordinación del poder civil, a pesar de no contar con una ley de seguridad y defensa nacional (Congreso, 2001), (Corte Constitucional, 2002), y apenas hasta el plan de desarrollo 2006-2010 (Consolidación) se empezaron a incluir algunos criterios de una política pública sectorial. La máxima expresión del apego a la Constitución y la ley por parte del Ejército Nacional en este período lo demuestra el cumplimiento y seguimiento de las sentencias que declararon inexequible la Ley 684 del 2001 y el llamado estatuto antiterrorista en el 2004, (Corte Constitucional, 2004). No se puede ser ofensivo militarmente sin voluntad política, y ella existió.

 

b. El uso de capacidades bajo el criterio jurídico-operacional ofensivo: Los éxitos operacionales del Plan Patriota y el Plan de Campaña Consolidación hubieran sido imposibles sin el esfuerzo del Ejército en implementar el DIH como principal orientador estratégico-operacional. Las operaciones JM y Operación Libertad 1 y 2, entre otras, hasta llegar al pináculo de las operaciones militares Fénix y Jaque, en el 2008, son la demostración de un esfuerzo singular en la implementación del derecho operacional en su mayor comprensión conceptual (Barbosa, G. y Bernal, C., 2015).

 

El respeto por los DD. HH. se convirtió también en la médula espinal de la actuación militar en este período, y se destacan los esfuerzos para construir unas reglas de enfrentamiento más contextualizadas, a pesar de la degradación de la contienda. Este período de capacitación en DIH y DD. HH. viene a ser la consecuencia de todo lo emprendido desde mediados de los años noventa, ya bajo la Constitución de 1991. Hay que precisar que gran parte del conflicto armado en Colombia se libró bajo la Constitución de 1886.

c. La revisión doctrinal desde los Derechos Humanos, el Derecho Internacional Humanitario y la expedición de la Política Integral de Derechos Humanos y Derecho Humanitario del sector Defensa: Otro hito del período bajo análisis y que repercute en la victoria militar sobre los actores armados ilegales (desde el punto de vista de la consecución de los objetivos político-militares a nivel estratégico, expuestos en estatutos y planes de las organizaciones) consiste en las medidas implementadas por el sector Defensa para lograr a partir del año 2006 una revisión doctrinal, vista desde los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, con la participación de expertos nacionales e internacionales;  la posterior expedición de la Política Integral de Derechos Humanos y la llegada del primer Manual de Derecho Operacional (modificado en el 2015).

 

La posición del Ejército Nacional para el momento era que el centro de gravedad de su actuación era la legitimidad.

 

d. Operaciones militares Fénix y Jaque, la máxima expresión jurídico-operacional del periodo:  Dentro del plan de campaña adelantado en la parte final del periodo 2003-2008 vale la pena destacar dos tipos de operaciones que son evidencia clara de la legitimidad del Ejército Nacional y del grado de planeación, preparación y ejecución conjunta, coordinada e interagencial: las operaciones Fénix y Jaque.

 

La primera de ellas mostró el nivel de inteligencia estratégica, la preparación de las tropas colombianas y el nivel de efectividad y eficacia con el cumplimiento del Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos en defensa del pueblo colombiano (Esquivel, R.; Castiblanco, C.; Marín, A. et al., 2017). Esta operación desvertebró estratégicamente el mando y control de las Farc. Marcó la neutralización por primera vez de un miembro del secretariado de la organización, y permitió, en mi sentir, estructurar la más exitosa operación militar dentro del conflicto armado colombiano.

 

Jaque, la mejor estratagema. Esta fue una operación de inteligencia de un nivel singular en la historia de la guerra, completamente humanitaria y sin un solo herido, ni un solo disparo. Una operación que cumplió la misión a cabalidad. Fénix y Jaque fueron el comienzo del final de las Farc como grupo armado con pretensiones de toma del poder por las armas. Sin Fénix, y el miedo que se generó en las Farc a comunicarse, no se hubiera llevado a cabo Jaque.

 

Conclusión

 

El periodo comprendido entre los años 2003 y 2008 marcó el punto de inflexión del conflicto armado en Colombia en términos estratégicos. Lo anterior se dio gracias a la ofensiva militar, expresada en planes de campaña y operaciones ofensivas, acompañadas de una voluntad política sustentada en un derecho operacional de origen constitucional, ante la ausencia de un marco legal coherente.

 

El uso ofensivo de la fuerza por parte del Ejército Nacional se expresó en un contexto asimétrico, que involucró enfrentar una violencia proveniente de amenazas multicriminales y con variables muy particulares para la conducción de hostilidades, pero bajo el respeto de los Derechos Humanos y los principios del Derecho Internacional Humanitario. La legitimidad fue y es el centro de gravedad del accionar del Ejército, a pesar de lamentables episodios aislados que deberán ser investigados, juzgados y sancionados.

 

La guerra lastimosamente es el escenario del error y del horror. Por eso, la única causa justa para que un ejército actúe siempre será la paz. Ningún ejército hubiera podido sobrevivir 53 años de guerra, si no lo hubiera acompañado en su propósito el pueblo. Esto puede verificarse luego de tantas décadas, cuando las estadísticas en ciudades y campos prueban que la Institución más confiable para el colombiano de a pie son sus Fuerzas Militares (Gallup, 2017). Sin una ofensiva militar amparada formal y realmente en el marco jurídico nacional e internacional sería una utopía soñar con un futuro escenario para propiciar la construcción de una paz estable y duradera (Semana, 2016) y (Mejía, 2016).

 

1 Abogado e investigador. Gerente de la firma Mejía, Ardila & Asociados. Docente de doctorado y maestría en áreas como Derechos Humanos, Derecho Internacional Humanitario, Derecho Penal Internacional, Justicia Transicional, Seguridad y Defensa. Con Doctorado en Derecho de la Universidad Externado de Colombia, y varias publicaciones a nivel nacional e internacional. Es perito ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Expresidente de la Asociación Colombiana de Facultades de Derecho y exdecano de la Escuela de Leyes de la Universidad Militar Nueva Granada. Mejiaardilasas.com.co. jean.mejia3@mejiaardilasas.com.co

2 Contar con una estructura jerarquizada, ligada por un régimen en el que unos obedecen y otros cumplen órdenes; con un mando responsable y de control de un territorio que les permita operar de forma sostenida y concertada, aplicar el DIH.

 

Compartir

Para ampliar el tema consulte las siguientes referencias:

 

Barbosa, G. y Bernal, C. Edits. (2015). El contexto y el proceso penal, críticas al trasplante del derecho internacional. Bogotá: Universidad Externado.

 

Congreso. (13 de agosto de 2001). Ley 684 . Ley de Seguridad y Defensa. Bogotá, Colombia: Congreso.

 

Congreso. (2005). Ley 975. Bogotá D.C.: Congreso.

 

Corte Constitucional, C-251 (Corte Constitucional 11 de abril de 2002).

 

Corte Constitucional, C-816 (Corte Constitucional 30 de agosto de 2004).

 

Esquivel, R.; Castiblanco, C.; Marín, A. et al (2017). Victorias desde el aire. Bogotá: Grupo Editorial Ibañez.

 

Mejía, J. (2009). Sin Eufemismos. Conflicto y paz en Colombia. Bogotá: Temis.

 

Mejía, J. (2016). Posconflicto en Colombia. Transición militar y policial. Obtenido de https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/jean-carlo-mej-azuero/post-conflicto-en-colombia-6-transici-n-militar-y-policial-c

 

Resdal. (2017). Atlas comparativo de la defensa en América Latina. Buenos Aíres: Resdal.

 

Semana. (2016). Colombia Opina. Revista Semana, Ipsos.

 

Ugarriza, J. y Pabón, N. (2017). Militares y Guerrillas. La memoria histórica del conflicto armado en Colombia desde los archivos militares. 1958 - 2016. Bogotá: Universidad del Rosario.

EJÉRCITO NACIONAL

DE COLOMBIA

Revista Ejército