Ejército Nacional, pionero en

desminado humanitario

La labor del desminado humanitario en el Ejército de Colombia empezó a desarrollarse desde el año 2004, tiempo en el que se creó el primer pelotón de desminado humanitario de las Fuerzas Militares con integrantes del Ejército Nacional, la Fuerza Aérea, la Armada Nacional y la Policía. Esta Unidad inició con la destrucción de los 34 campos minados instalados en las bases militares y los arsenales que se encontraban almacenados para proteger a las tropas de las tomas guerrilleras que se presentaron en los años noventa. Esto en cumplimiento del artículo 4 y 5 de la convención de Ottawa.1

 

A finales del año 2006 se convocó al personal para conformar tres pelotones más y organizar la primera compañía de desminado del Ejército Nacional, que recibió capacitación de la Organización de los Estados Americanos (OEA), para dar inicio en el año 2007 a las operaciones de atención a emergencias humanitarias en el municipio de San Carlos, en el departamento de Antioquia, uno de los más afectados por este flagelo durante el conflicto, y que en 2013 fue declarado primer municipio en el país libre de sospecha de minas.

 

En este sentido y con el fin de continuar contribuyendo al desarrollo del país, en el año 2016 la Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario n.° 1 nace para seguir con la labor de limpiar y descontaminar el territorio, con el objeto de que este pueda desarrollarse en materia social, económica y política, sin temor a esta temible arma, y en un contexto en el cual el Estado colombiano lleva a cabo un proceso de recuperación del territorio nacional, en el marco de la restitución de tierras y de derechos vulnerados a la población civil.

 

Contexto

 

Entre los años 2003 y 2008, las Fuerzas Militares dieron contundentes golpes a los grupos armados al margen de la ley, entonces las guerrillas se encontraban debilitadas y se sentían inseguras en sus zonas de retaguardia y las Autodefensas Unidas de Colombia, ya se habían desmovilizado. Sin embargo, una amenaza latía desde la tierra, pues las guerrillas y las autodefensas situaron minas antipersonales en 31 departamentos del país, en los que se presentaron hechos lamentables que cobraron muchas vidas. Y es que al no ser activadas manualmente, estas armas letales permanecen activas esperando a su siguiente víctima, lo que representa un peligro no solo para las Fuerzas Militares, sino para la población civil y la fauna silvestre.

Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario n.° 1

Infortunadamente, desde principios del siglo XXI Colombia es uno de los países con mayor número de víctimas de minas antipersonales en el mundo, debido al uso de esta arma que viola los tratados internacionales, los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario (DIH). En el país los grupos armados ilegales sembraron minas antipersonales de tipo clásico (minas de manufacturación militar), así como minas fabricadas de manera improvisada con diferentes tipos de metralla y esquirlas de vidrios, metal e, incluso estiércol, empleado para confundir a los perros detectores de minas y generar en la persona herida graves infecciones.

 

Ahora bien, según cifras de «Descontamina Colombia», 859 personas (entre civiles y militares) habían sido víctimas de minas en el 2008; no obstante, las Farc y el Eln en esta época aumentaron el uso de minas antipersonal, ya que no poseían las capacidades bélicas para enfrentarse directamente a las Fuerzas Militares. Entonces, instalaron minas cerca a sus campamentos y zonas de influencia, con el fin de detener el avance del Ejército. Esto derivó en una escalada de víctimas, por lo que soldados y civiles sufrieron mutilaciones de sus extremidades o fallecieron.

 

Por lo anterior, los equipos y las capacitaciones del batallón se modernizaron para desactivar y brindar seguridad a la población; además, el Grupo de Estudios No Técnicos asistía a la comunidad y daba información para evitar incidentes. De esta forma, se realizó un trabajo integral que contempló tanto la limpieza de minas como mantener a la población informada sobre zonas de riesgo o contaminadas. Como resultado de esta labor, en el año 2012, el número de víctimas de diferentes artefactos explosivos se redujo a 589.

 

Actualmente, el Ejército Nacional, orientado a la transformación y el cumplimiento de los estándares internacionales, implementa técnicas en desminado humanitario en 20 departamentos y realiza la intervención en 102 municipios del territorio nacional.

Capacitados y entrenados para enfrentar la amenaza de las minas

 

Desde el año 2004 a la fecha, con el fin de contrarrestar la amenaza que tanto daño causó a la población, el pie de fuerza en el Ejército se incrementó en un 915 % para realizar desminado humanitario. Se capacitó y entrenó un total de 5147 hombres en las siguientes capacidades:

En el Fuerte Militar de Tolemaida y en la Escuela de Soldados Profesionales en Nilo, Cundinamarca, según convenios internacionales, más de 3000 soldados se han entrenado, capacitado y certificado por AICMA-OEA2, para fortalecer su conocimiento en desminado humanitario.

 

Países como Brasil, Estados Unidos y España han apoyado en el intercambio de expertos, con supervisores y monitores de desminado humanitario, formando a los hombres y mujeres como enfermeros de combate y monitores; así mismo, han fortalecido la preparación de los integrantes de esta Unidad Militar. También se han adelantado cursos de entrenador de entrenadores en desminado humanitario, dirigido por Estados Unidos, España y Brasil.

Esta capacitación permite al Ejército Multimisión estar alineado con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan), y cumplir con los propósitos pactados en la Convención de Ottawa. Por otro lado, el personal de la Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario n.° 1 del Ejército Nacional se ha desplazado al exterior a efectuar cursos de explosivos y de directores superiores regionales en educación en el riesgo y acción de minas, liderados por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

 

A su vez, han participado en la XV Conferencia de Estados Parte de la Convención de Ottawa, donde se mostró la importancia de la mujer en el desminado humanitario y los resultados operacionales en el país. Entre tanto, una alianza creada a través del memorando de entendimiento con la organización civil de desminado humanitario, Ayuda Popular Noruega (APN), permitió la preparación de binomios caninos para acreditación con la OEA.

859 personas (entre civiles y militares) habían sido víctimas de minas antipersonales en el 2008

Proyectando el futuro

 

La Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario n.° 1 refleja una nueva estructura de liderazgo institucional y operacional alineada con el Ejército del futuro, que propone tener una organización ágil y flexible, con una unidad preparada para cumplir con mayor eficiencia su misión. En este caso, despejar el territorio colombiano de minas antipersonal. El Ejército Nacional, a través de la Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario n.° 1, tiene como objetivo lograr que Colombia sea un país libre de sospecha de minas en el 2021, y para llegar a esta meta es indispensable trabajar de la mano con la Acción Integral en el diseño de estrategias que permitan llegar a las poblaciones y comunidades más afectadas por las minas antipersonal. De esta manera se crea un entorno en el que la paz y la confianza en el Estado sean el común denominador.

 

Gracias al desminado humanitario, a la fecha se han entregado 20 municipios libres de sospecha de contaminación por minas antipersonal, con lo cual se logra reactivar la economía, reestablecer el uso legítimo de la tierra, recuperar la confianza de los campesinos y se ayuda también a la adecuación de las escuelas, puentes veredales, caminos y vías terciarias, parcelas, cultivos y viviendas de las comunidades menos beneficiadas y más apartadas del territorio nacional. Así  se contribuye al progreso del país.

 

 1 Convención de Ottawa: Convención sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonal y sobre su Destrucción

2 AICMA: Acción Integral Contra Minas Antipersonal. Conjunto de actividades que tienen por objeto reducir el impacto social, económico y ambiental de las Minas Antipersonal (MAP), de las Municiones sin Explotar (MUSE) y de los Artefactos Explosivos Improvisados (AEI), (Vicepresidencia de la República, 2012).

Para ampliar el tema consulte las siguientes referencias:

 

Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario n.° 1.

 

Comando General Fuerzas Militares. (2008). Testigos Fieles. Víctimas del horror de las minas antipersonales. Comando General Fuerzas Militares.

 

Unicef. (2000). Colombia y las minas antipersonales: sembrando minas, cosechando muerte.  Convenio de cooperación para el desarrollo del Proyecto de educación, prevención e integración social de víctimas de accidentes por minas antipersonal, celebrado entre el Ministerio de Comunicaciones de Colombia, la Embajada de Canadá y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef.

 

Dirección para la Acción Integral Contra Minas Antipersonal (Daicma). Víctimas de Minas Antipersonal

http://www.accioncontraminas.gov.co/estadisticas/Paginas/victimas-minas-antipersonal.aspx

 

Postconflicto: Una Oportunidad para el Desarrollo. Centro de Estudios Históricos del Ejército. Volumen IX. Editorial Planeta.

 

Vicepresidencia de la República. (2012). Glosario Nacional Básico General de Términos de Acción Integral contra Minas Antipersonal. Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal. Marzo. Extraído de:

http://www.accioncontraminas.gov.co/prensa/Documents/glosario_terminos_accion_contra_minas.pdf

Compartir

EJÉRCITO NACIONAL

DE COLOMBIA

Revista Ejército

Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario n.° 1
Compartir
Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario n.° 1
Compartir
Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario n.° 1
Compartir
Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario n.° 1
Compartir
Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario n.° 1
Compartir