Plan Espada de Honor:

actitud positiva para vencer1

Jefatura de Estado Mayor de Planeación y Políticas

El valor, por encima de todas las cosas, es la primera cualidad de un guerrero

Carl Von Clausewitz

Para finales de la primera década del siglo XXI, el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Militares tejieron un Plan de Guerra capaz de doblegar la voluntad de lucha de todos los grupos al margen de la ley. Especialmente, se enfocaron en sus zonas de retaguardia donde mantenían su influencia y accionar, porque, a pesar de que se encontraban debilitados, aún continuaban haciendo atentados con explosivos, usando minas antipersonales, realizando hostigamientos por medio de francotiradores y fortaleciendo sus milicias urbanas. Adicionalmente, las bandas criminales (Bacrim), azotaban a la población colombiana y mantenían sus operaciones por medio del narcotráfico, la extorsión y la minería ilegal en zonas donde tradicionalmente no había presencia permanente del Estado.

En enero del 2012, el Ejército Nacional desplegó el Plan de Campaña Espada de Honor, con lo que logró , por medio del esfuerzo en operaciones sostenidas, coordinadas, conjuntas e interagenciales en once zonas estratégicas del país, debilitar los grupos armados al margen de la ley. De igual forma, el fortalecimiento y modernización de los equipos militares fue crucial para el buen desarrollo de las operaciones por parte de los hombres y mujeres de la Institución.

 

Las Fuerzas de Tarea

 

A partir de la elaboración del primer Comité de Revisión Estratégica e Innovación (CREI) se identificó a las Farc como el principal sistema rival  que se debía contrarrestar, por lo que se estudió cómo a través de Espada de Honor tendría que ser debilitado y vencido por las Fuerzas Militares. En ese momento, las Farc estaban golpeadas, por la muerte en operaciones militares de varios de sus líderes, entre ellos alias el Mono Jojoy y Alfonso Cano. Sin embargo, sus acciones políticas y militares aún existían, por lo que era necesario desplegar una estrategia para inclinar definitivamente la balanza del lado del Estado. Posteriormente, con el segundo CREI (2014) se tomó la decisión de ampliar el objetivo para desarticular el Sistema de Amenaza Total (SAT-T), es decir, debilitar con la misma prioridad a las Farc, Eln y Bacrim.

Para el desarrollo operacional y estratégico del Plan de Campaña Espada de Honor, se identificaron áreas vitales donde se requería un gran esfuerzo, a fin de neutralizar las operaciones estratégicas de los grupos armados al margen de la ley. Estas áreas eran Arauca, Catatumbo, Cesar, La Guajira, Cauca, Caquetá, Putumayo, Nudo de Paramillo, Nariño, sur del Tolima, Meta, Guaviare y Vichada, porque han sido de suma importancia para estos grupos, ya que por sus territorios realizaban el tránsito de drogas, integrantes de sus filas y mercancía ilegal.

En este sentido, y tras las experiencias positivas otorgadas por la Fuerza de Tarea Conjunta Omega y las Fuerzas de Tarea Nudo de Paramillo y Zeus, se decidió activar nuevas Fuerzas de Tarea dentro del marco de Espada de Honor, para mantener operaciones sostenidas y contrarrestar las organizaciones terroristas replegadas en las regiones citadas anteriormente.

Fue así como la Fuerza de Tarea Apolo se ubicó en Miranda, Cauca; la Fuerza de Tarea Quirón en Jordán, Arauca, la Fuerza de Tarea Vulcano en Tibú, Norte de Santander, y la Fuerza de Tarea Pegaso en Gualtal, Nariño. En noviembre de 2014, se activó la Fuerza de Tarea Júpiter para trabajar en Florencia, Caquetá. Finalmente, la Fuerza de Tarea Titán fue puesta en funcionamiento en el mismo año, en el departamento del Chocó.

En general, estas Fuerzas de Tarea tenían el reto de enfrentar a los grupos armados al margen de la ley en sus zonas de influencia. Para ello, presionaron e interrumpieron los canales financieros ilegales y disminuyeron la influencia de estos grupos sobre la población en esas regiones. También se enfrentaron al desafío de las zonas fronterizas, territorios tradicionalmente abandonados por el Estado y aprovechados por los grupos armados al margen de la ley, para su desarrollo y para fomentar los cultivos ilícitos de coca (Briscoe, 2008).  Al poco tiempo, las Fuerzas de Tarea lograron dar contundentes resultados al incautar equipos y arsenal de guerra, cerrar los espacios delincuenciales (laboratorios, cultivos, sitios de entrenamiento) y neutralizar las acciones de la amenaza en varios puntos clave del territorio nacional.

Operaciones destacadas

 

En el cumplimiento del Plan de Campaña Espada de Honor, se realizaron varias operaciones contra los grupos armados al margen de la ley a lo largo y ancho del país. Para nombrar algunos ejemplos, el Ejército Nacional, con ayuda de las demás Fuerzas y de la Policía, puso en acción las operaciones Faraón (2012), Armagedón (2012), Atenea (2013), Marcial 2 (2014) y Magno (2015), las cuales condujeron a duros golpes contra importantes cabecillas, así como a la neutralización de un gran número de integrantes de las filas de diferentes frentes de las Farc.

No obstante, el Ejército no solo realizó esfuerzos para contrarrestar a las Farc, sino que también desplegó operaciones contra las Bacrim. El ejemplo más reconocido es la Operación Solemne, con la cual el narcotraficante y cabecilla del Epl o Los Pelusos, Víctor Ramón Navarro Serrano, alias Megateo, murió en el desarrollo de esta Operación, en el Norte de Santander. Estas operaciones fueron cruciales para capturar o desmantelar frentes de las Farc y de las Bacrim.  De otro lado, el Eln se vio fuertemente contrarrestado por la contundencia del Ejército.

En las operaciones adelantadas por los efectivos de las divisiones y Fuerzas de Tarea también se decomisaron armas de fuego, cartuchos de diversos calibres, granadas, cilindros bomba, minas antipersonales, chalecos multipropósitos y equipos de comunicaciones, entre otros elementos de campaña.

 

Doblegar y triunfar

 

El Plan Espada de Honor es un logro en todos los niveles militares. Su estrategia de abordar el enemigo por sistemas y subsistemas permitió comprender y atacar de manera más efectiva las amenazas. Así mismo, el fortalecimiento de la doctrina, la creación de nuevas unidades y el fortalecimiento de la Acción integral fueron esenciales para continuar consolidando la estrategia e incrementar las relaciones con la población. Y la tarea se ha venido cumpliendo, una muestra de ello es la encuesta Gallup, la cual registra que el índice de favorabilidad hacia las Fuerzas Militares es bastante alto, por ejemplo, para agosto de 2016 era del 73% (Gallup Poll, 2017, 95),  uno de los índices más altos de favorabilidad entre los colombianos.

A nivel operacional, la creación y despliegue de las Fuerzas de Tarea en los puntos estratégicos consistió en el desarrollo de operaciones sostenidas y contundentes que doblegaron la voluntad de lucha de los grupos armados al margen de la ley. Por otra parte, es importante destacar la labor de las compañías de Acción Integral de las diferentes Divisiones, las cuales, con sus didácticas jornadas de apoyo al desarrollo de las comunidades, lograron que la población civil colombiana hoy se sienta más segura y apoye la misma causa: Colombia.

Estos resultados son respaldados por las cifras y los datos de diversas fuentes como Ministerio de Defensa, Policía Nacional, e incluso, el Centro de Memoria Histórica, que señalan que los índices de violencia y de integrantes de los grupos armados al margen de la ley han disminuido notoriamente desde la activación del Plan Espada de Honor en enero de 2012. Así, puede verse que las Farc tenían 6263 miembros para finales del 2015, cuando a principios del 2002 contaban con más de 20.000 hombres. Por otra parte, el Eln pasó de 4130 miembros en el 2002 a tener solamente 1546 para principios del 2016.

No obstante, hay mucho trabajo por hacer ya que el Ejército es consciente de la presencia de nuevas amenazas que son parte de los desafíos a la seguridad nacional, para los cuales se está preparando con el fin de responder oportunamente.

Finalmente, con la llegada del Quinto Comité de Revisión Estratégica (CREI 5) se formuló un nuevo Plan de Campaña Victoria, el cual se empezaría a ejecutar desde 2017. Este Plan proyecta los nuevos escenarios y desafíos del Ejército y cómo este se tiene que preparar, modernizar y capacitar para garantizar la seguridad a toda la población colombiana.

 1 Inspirado en la campaña «Fe en la Causa, Actitud positiva para Vencer».

Compartir

Para ampliar el tema consulte las siguientes referencias:

 

Basil, L. H. La Estrategia de la Aproximación Indirecta, en La Editorial Virtual.

 

Briscoe, I. (2008). Conflictos en la frontera: Las nuevas zonas calientes en América Latina. Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior. Recuperado de: http://www. fride. org/download/COM_Bordelands_Americas_ESP_jul08. pdf.

 

CREI. (2012). Diseño de la Campaña Contrainsurgente Espada de Honor 2012-2014, Bogotá, Colombia.

 

Gallup Colombia Ltda. (2017). Colombia poll. Junio. Extraído de:

https://imgcdn.larepublica.co/cms/2017/06/29125027/0258-17000010%20GALLUP%20POLL%20%23119_0.pdf?w=auto

 

Pulido, L. A. V. (2017). El cartel de las Farc (III): Finanzas del narcoterrorismo comunista contra Colombia (2007-2017) (Vol. 15). Luis Villamarín.

 

Rojas Guevara, P. J. (2017). Doctrina Damasco: eje articulador de la segunda gran reforma del Ejército Nacional de Colombia. Revista Científica General José María Córdova, 15(19), 95-119.

EJÉRCITO NACIONAL  DE COLOMBIA

Revista Ejército

Jefatura de Estado Mayor de Planeación y Políticas
Compartir
Jefatura de Estado Mayor de Planeación y Políticas
Compartir
Jefatura de Estado Mayor de Planeación y Políticas
Compartir
Jefatura de Estado Mayor de Planeación y Políticas
Compartir
Jefatura de Estado Mayor de Planeación y Políticas
Compartir