Fuerza de Tarea Conjunta de Estabilización y Consolidación Hércules,

un apoyo al desarrollo de Nariño

Por Fuerza de Tarea Conjunta de Estabilización y Consolidación Hércules

 

El departamento de Nariño, y de manera particular el municipio de San Andrés de Tumaco, ha sido catalogado como una zona de inseguridad y un punto de alto valor estratégico para los grupos armados organizados (GAO) y grupos delictivos organizados (GDO) en materia económica y bélica, debido a su ubicación sobre el océano Pacífico, lo que representa beneficios para el tráfico de estupefacientes y para los actos delictivos, como la extorsión y la vinculación de menores de edad a actividades ilegales, lo que genera disputas entre los grupos armados organizados y sus milicias urbanas en la región.

 

Según la Fundación Paz y Reconciliación, la época más violenta en el casco urbano de Tumaco comenzó hace aproximadamente 15 años, con la llegada de las Autodefensas Unidas de Colombia y la guerrilla de las Farc, las cuales representan un conflicto armado que ha dejado en este municipio un estimado de más de 86.000 víctimas hasta la fecha. De igual forma, la Fiscalía ha admitido que la oleada de violencia en la zona urbana de Tumaco desde el año 2015 se debe a la disputa sobre el narcotráfico y el microtráfico, dado que todos los grupos pretenden controlar el negocio de comercio de estupefacientes que se realiza con las organizaciones criminales y las transacciones ilegales que de esta economía ilícita se derivan (Ortega, J., 3 de julio del 2016).

 

Actualmente, para el Gobierno nacional y los organismos de seguridad del Estado es una prioridad la lucha contra estos fenómenos de criminalidad, a fin de buscar el progreso, la tranquilidad y estabilidad política y socioeconómica de este municipio y el Pacífico colombiano; por ello, la implementación del Plan de Campaña Victoria Plus, que contempla siete líneas estratégicas en su concepto general para la consolidación y estabilización de la gobernabilidad del territorio.

 

Estas líneas estratégicas apuntan a potenciar los esfuerzos conjuntos, coordinados, interinstitucionales y combinados; dinamizar el control militar; fortalecer la seguridad y el desarrollo con tareas de estabilización, como la acción integral; fortalecer la seguridad jurídica integral; intensificar los mecanismos de prevención y lucha contra la corrupción; integrar las capacidades de las Fuerzas Militares con los esfuerzos interinstitucionales y, finalmente, fortalecer las capacidades propias. Todo lo anterior, para neutralizar los grupos armados organizados, contribuir a la seguridad de la población y líderes sociales y proteger la infraestructura económica de la región.

En cumplimiento de este esfuerzo focalizado, el 8 de enero del 2018, en el marco de la Operación Éxodo de la Fuerza Aérea Colombiana, desembarcaron en Tumaco los primeros 2000 hombres para hacer parte del componente Ejército Nacional, principal brazo fuerte en tierra, conformado por las unidades fundadas de la Fuerza de Despliegue Rápido n.° 2, Fudra, y el Comando Operativo Pegaso, Copeg, que trabajan de la mano con la Brigada Especial contra el Narcotráfico, el Batallón de Fuerzas Especiales Urbanas n.° 3 y el Batallón de Apoyo de Acción Integral y Desarrollo n.° 3.

 

Para que la Fuerza de Tarea Conjunta Hércules desarrolle operaciones de manera conjunta, coordinada, interinstitucional, interagencial y combinada tres componentes más hicieron parte de ella, se contó así con tropas de la Armada Nacional y Fuerza Aérea Colombiana y el apoyo de un componente judicial, el cual fue integrado por la Fiscalía, Procuraduría y la Policía Judicial.

 

De igual forma, como parte de esta estrategia del Ministerio de Defensa para implementar en el occidente del departamento de Nariño, la Fuerza de Tarea desarrolla operaciones en el marco del Plan Conjunto, Coordinado e Interinstitucional Atlas, cuyos objetivos consisten en afectar de manera directa y simultánea a los grupos armados organizados y grupos delictivos organizados, para reducir su capacidad delictiva, con énfasis en el área geográfica de los municipios de Barbacoas, El Charco, Francisco Pizarro, La Tola, Magüí Payán, Mosquera, Olaya Herrera, Roberto Payán, Santa Bárbara y Tumaco. Todo esto para contribuir al progreso económico, prosperidad y seguridad del occidente de Nariño y la frontera del Ecuador, dado que se llevan a cabo operaciones de estabilidad que derivan en la confianza de la población en la institucionalidad del Estado.

 

Así mismo, teniendo en cuenta la intención del Gobierno nacional de enfrentar el narcotráfico de manera integral con una estrategia alineada al Plan Nacional de Desarrollo, y en aras de mejorar y contribuir de una manera eficaz a la lucha contra este flagelo, la Fuerza de Tarea Conjunta Hércules ejecuta operaciones de acción integral y desarrollo (AID) enfocadas en la sensibilización cívico-militar para la desarticulación de grupos delincuenciales organizados (GDO), que promueven los cultivos ilícitos.

Pasar el mouse por la imagen

Además, la Fuerza de Tarea Conjunta Hércules, en su rol operacional de acción integral y desarrollo (AID), apoya el esfuerzo de las Fuerzas mediante acciones no ofensivas para el fortalecimiento de la misión, fundamentalmente manteniendo en alto la imagen institucional, ayudando a la población en el marco de la estrategia de erradicación de cultivos, con ejecución de obras, jornadas, campañas y programas en la jurisdicción.

 

De otro lado, se ha determinado que en la zona hacen presencia actores armados como el GAO-r Columna Móvil Daniel Aldana, Comisión Oliver Sinisterra; Frente Comuneros del Sur del Eln, con sus compañías Guerreros del Sindagua, Elder Santos y Mártires de Barbacoas, y el GDO Grupo Gente del Orden o Grupo Guerrillas Unidas del Pacifico, entre otros, que buscan su financiación principalmente del narcotráfico, cobro de extorsión y la explotación ilícita de yacimientos mineros. Sus acciones provocan afectaciones sociales, políticas y económicas que no permiten el desarrollo del departamento.

 

Por ello, el beneficio que representan más de 9800 hombres desplegados a lo largo y ancho de los 10 municipios costeros del departamento de Nariño no es otro que recuperar la seguridad y estabilidad que necesita la región para su desarrollo político, económico y social, con el propósito de generar las condiciones de convivencia necesarias para que la población civil pueda vivir de forma pacífica y para que la Fuerza Pública pueda desarticular los eslabones del narcotráfico y demás fuentes de financiación de los grupos armados ilegales presentes en la región.

 

Ahora, tras la activación de esta Fuerza de Tarea Conjunta, soldados pertenecientes al Ejército Nacional, Armada Nacional y la Fuerza Aérea Colombiana han asestado con éxito importantes golpes operacionales contra los grupos armados organizados, como la captura de alias el Tigre y alias el Pollo, jefes de sicarios en Tumaco; la aprehensión de alias Lerma, presunto responsable del cobro de extorsiones a comerciantes y atentados terroristas contra la Fuerza Pública en los municipios de El Charco y Santa Bárbara de Iscuandé, de igual forma la captura de alias Tapita de Huevo y alias el Flaco, según la Fiscalía, posibles responsables de homicidios selectivos contra líderes sociales e integrantes de la comunidad indígena Awa.

 

A los resultados conseguidos hasta el 17 de marzo 2018 se le suma la captura de 70 personas por delitos como narcotráfico, tráfico y porte ilegal de armas, homicidio, extorsión, secuestro y concierto para delinquir, entre otros. El decomiso de más de 300 millones de pesos por lavado de activos, así como la incautación de 6427 elementos en material de guerra, entre los que se encuentran ametralladoras, lanzagranadas, armas de largo y corto alcance, morteros, explosivos y munición de diferente calibre.

 

Adicionalmente, en la lucha contra el narcotráfico se han desmantelado 13 laboratorios para el procesamiento de pasta base de coca y clorhidrato, así como el decomiso de más de 2 toneladas de cocaína y 16.000 kilogramos de hoja de coca, 9112 kilogramos de insumos sólidos y 1732 galones de insumos líquidos para la elaboración de la cocaína. En los esfuerzos contra el contrabando de hidrocarburos se han destruido más de 16 refinerías ilegales, neutralizado 21 piscinas usadas para el apoderamiento ilícito de petróleo e incautado más de 12.300 galones de combustible, como ACPM y gasolina de contrabando. Estos resultados operacionales son solo algunos de los conseguidos en el marco de la Campaña Militar y Policial Atlas.

Con estos resultados operacionales y el cumplimiento del mandato constitucional avanza la Fuerza de Tarea Conjunta Hércules y sus tropas, así demuestra ser una unidad altamente eficiente en operaciones conjuntas, coordinadas,  interinstitucionales, interagenciales y combinadas con capacidades suficientes para contribuir a la estabilización del territorio, al desarrollo sostenible de la región y la defensa nacional.

  •