En pro de la conservación del patrimonio

 material e inmaterial del Ejército

Capitán Jorge Mauricio Cardona Angarita

Jefe de Estudio de Investigaciones

Centro de Estudios Históricos del Ejército

Pasar el mouse por la imagen

Actualmente en la academia se habla de las epistemologías del sur como una visión que se apoya en las culturas autóctonas para generar nuevo conocimiento. Las ciencias militares, sin separarse de la primera palabra de la noción «arte o ciencia», no son ajenas a estos nuevos paradigmas, ya que ellas tienen su propio enfoque epistemológico, teórico y metodológico.

 

A través de la historia, el Ejército de Colombia ha experimentado una serie de acontecimientos relacionados con la educación militar y su proceso de profesionalización. Desde 1810 hasta la actualidad, las Fuerzas Militares colombianas han tenido una influencia doctrinal española, chilena, suiza, alemana y francesa, y un acercamiento desde 1951 dentro de la misma óptica doctrinaria a los Estados Unidos, con la participación de Colombia en la guerra de Corea, ante la necesidad de hacer parte de las Fuerzas Multinacionales de Paz.

 

De la doctrina mundial, Colombia tomó la doctrina de guerra convencional como tema de estudio, desde la defensa activa en los años sesenta hasta la doctrina de las operaciones terrestres unificadas en el 2014, pasando por la batalla aeroterrestre (1984), el espectro total (1991) y la dimensión total (2003), y paralelamente a estas, la doctrina de guerra irregular.

 

En estas doctrinas, las cuales incluyeron los diferentes tipos de operaciones militares también se realizaron operaciones diferentes a las eminentemente armadas, como las de relaciones cívico-militares y acción unificada, entre otras.

 

Entrenar las tropas para el desarrollo de estas operaciones militares incluía no solo tener un sistema de educación para el ejercicio de la milicia en los niveles tácticos, estratégicos y militares, sino también en el fortalecimiento de sus bases teóricas; en otras palabras, se requería el fortalecimiento de la epistemología (el conocimiento) de las ciencias militares.

 

En este sentido, como parte del plan estratégico del Sistema Educativo 2007-2019, la Jefatura de Educación y Doctrina del Ejército en el 2009 evolucionó hacia un sistema de educación moderno y competitivo, acorde con las políticas del Sistema Educativo de las Fuerzas Armadas (Sefa), con lo cual se activaron las direcciones de Educación, Doctrina y Ciencia y Tecnología, las cuales al lado de la histórica Dirección de Instrucción y Entrenamiento, como un todo, buscaron mantener y proyectar la seguridad y la defensa, modernizando y tecnificando la educación militar en relación con los avances tecnológicos y requerimientos que la sociedad exigía para el momento.

Más adelante, con el proceso de transformación del Ejército, iniciado en el 2011 con el Comité de Revisión Estratégica CREI I, se plantearon las estrategias y líneas de esfuerzo a corto, mediano y largo plazo, tendientes a efectuar una reingeniería y optimización de los procesos que el Ejército realizaba.

 

Estas estrategias fueron complementadas en el 2012, a través del Comité Estratégico de Transformación e Innovación (Ceti), en cuanto al diagnóstico de la Fuerza como sistema, y en el 2013 con el Comité Estratégico de Diseño del Ejército del Futuro (Cedef), el cual se enfocó en el fortalecimiento del poder de combate mediante la aplicación de las funciones de conducción de la guerra y su aplicación en las áreas misionales del sector defensa (Ciro-Correa, 2014, pp. 40-42).

 

En este sentido, los proyectos iniciados como producto del Ceti respecto al Sistema de Educación y Doctrina se fortalecieron con el Plan Minerva en el 2015, no solo dando trámite a los 13 proyectos que se habían propuesto con anterioridad, sino también proponiendo 20 iniciativas nuevas y 13 órdenes inmediatas que fortalecerían este sistema dentro del tiempo 2 y 3 de transformación del Ejército, con el fin de aportarle el talento humano necesario a una Fuerza de vanguardia (Martínez, 2015).

 

Dentro de los proyectos del Plan Minerva estaba «Dionisio» (en relación con Dionisio de Halicarnaso, historiador romano nacido hacia el 60 a. C.) como solución a los vacíos intelectuales de la profesión de las ciencias militares, ya que la producción intelectual colombiana sobre la historia militar, la memoria histórica militar y las ciencias militares había sido mínima y, desde el punto de vista castrense, esta no había trascendido más allá del plano militar.

 

Hoy en día, dentro del mundo académico nacional e internacional tienen mayor impacto los estudios realizados por entes civiles, como universidades e investigadores independientes, dejando con ello, que la verdad en términos académicos sea contada por sectores ajenos a la institución. Es por esta razón que el Comando del Ejército, por medio de su Centro de Estudios Históricos, notó la importancia de actualizar las disposiciones respecto a sus ciencias sociales aplicadas (ciencias militares: estrategia, táctica, historia militar, polemología, sociología militar, antropología, hoplología, vexilología, ciencia militar y psicología social, entre otros).

En este sentido, a partir de marzo de 2016, con la reestructuración del Ejército, el Centro de Estudios Históricos del Ejército viene ejecutando el proyecto Dionisio, y se ha proyectado como la entidad que investiga, asesora y supervisa  todas las unidades militares en temas de ciencias sociales y humanas, para responder no solo por la epistemología de las ciencias militares, sino también por el patrimonio material e inmaterial del Ejército.

 

Por tal razón, se creó el Centro de Investigación en Ciencias Sociales y Humanas ante Colciencias, y el primer grupo de investigación en esta área, con oficiales y suboficiales activos inscritos en el Curriculum Vitae de Latinoamérica y el Caribe CvLAC.

 

Su estructura interna permite desarrollar investigaciones afines a las ciencias militares con personal especializado y con apoyo de grupos y semilleros de investigación de otras universidades, para generar conocimiento, realizar apropiación social de conocimiento y fortalecer el talento humano de la profesión militar dentro de la ecuación I+D+I (Investigación + Desarrollo + Innovación).

 

Siendo conscientes de la responsabilidad de la investigación militar, el Centro de Estudios Históricos del Ejército, como parte del proyecto Dionisio, desde su reestructuración y también como parte de la norma técnica de calidad en la gestión pública NTCGP, cuenta con el proceso «Gestión historia militar», con varios procedimientos sobre investigación, historiografía y salvaguarda del patrimonio histórico material e inmaterial.

 

Estos procedimientos, que se complementan con la directiva estructural del Ejército, permiten que las investigaciones sobre la sociedad militar queden registradas con propiedad intelectual del Ejército y alimenten la categorización de los diferentes grupos de investigación para que en un futuro se pueda aspirar a la creación del doctorado en ciencias militares.

 

Actualmente y como parte del proceso de transformación del Ejército, el Centro de Estudios Históricos cuenta con diez oficiales y suboficiales que cursan pregrado, maestrías y doctorados en las universidades más prestigiosas de Colombia, cuyos trabajos investigativos versan sobre la sociedad militar; además, cuenta con un miembro correspondiente en la Academia Colombiana de Historia y tres miembros en la Academia Colombiana de Historia Militar, así como con personal profesional al servicio de la Fuerza en las especialidades de Historia, Politología y Diseño Gráfico.

El aporte de este personal al proceso de transformación del Ejército es fundamental, ya que se han convertido en los enlaces de sus respectivas universidades con los grupos de investigación de la Fuerza, y en los edificadores de proyectos ambiciosos como la Vicerrectoría de Investigación de la Universidad del Ejército, las maestrías en Historia Militar y Ciencias Militares, los sellos editoriales, la indexación de revistas, el proyecto de ley de la enseñanza de la cátedra de Historia en los colegios, el plan lector, la Cátedra de la Paz y la preparación del país para la conmemoración de la Campaña Libertadora en su bicentenario, entre otros.

 

La fortaleza del Centro de Estudios Históricos del Ejército se refleja en su producción intelectual, la cual se materializa en 16 volúmenes de la biblioteca militar del Ejército de Colombia, con su respectivo International Serial Book Number (ISBN), 4 revistas históricas, con su respectivo International Standard Serial Number (ISSN), boletines constantes, la construcción de las biografías de los militares fallecidos para la asignación de nombres a unidades militares y cursos, la participación activa en las sesiones de las academias pertenecientes al Colegio Máximo de Academias; la participación en coloquios, seminarios, foros y comités; las asesorías para pregrados y posgrados relacionadas con categorías propias de las ciencias militares y la preservación del patrimonio histórico material e inmaterial del Ejército.

 

El futuro de la epistemología de las ciencias militares se encuentra fortalecido por oficiales y suboficiales que, como parte de una profesión, se han preocupado por complementar los métodos y la teoría militar con los de otras ciencias para lograr de esta manera la interdisciplinariedad y multidisciplinariedad en las investigaciones de la sociedad militar.

 

Enfoques como la heurística, la hermenéutica, la teoría crítica, el pospositivismo, el constructivismo social, la fenomenología y el posmodernismo, entre otros, combinados con metodologías como la teoría fundamentada, los estudios de caso, la investigación acción participativa (IAP), el análisis de discurso, el proceso militar para la toma de decisiones (PMTD), el procedimiento de comando y las lecciones aprendidas son herramientas que permitirán fortalecer la epistemología de las ciencias militares, así como categorizarla para que en el tiempo 3 de transformación del Ejército se pueda contar con el Doctorado de las Ciencias Militares como programa bandera de la Universidad del Ejército, propósito que contribuye al cumplimiento efectivo, eficaz y eficiente de la misión encomendada bajo parámetros educativos nacionales e internacionales.

Referencias

 

Cardona Angarita, J. M. y otros. (2017). El Comando de Educación y Doctrina en el proceso de transformación del Ejército. Bogotá, D.C., Colombia: CEHEJ.

 

Ciro Gómez, A. R. y Correa Henao, M. (enero-junio 2014). Transformación estructural del Ejército colombiano. Construcción de escenarios futuros. Revista Científica General José María Córdova, 12(13).

 

Disposición 0006 de 1999. Por la cual se reorganiza el Cuartel General del Ejército. Archivo Centro de Estudios Históricos del Ejército.

 

Disposición 004 de 2016. Por el cual se reorganiza el Ejército Nacional. Archivo Centro de Estudios Históricos del Ejército.

 

Esquivel Triana, R. (2015). Formación e instrucción militar en Colombia, 1880-1906. Boletín de Historia y Antigüedades, 102, p. 860.

 

Hubeñák, F. (1984). Dionisio de Halicarnaso, historia antigua de Roma. Madrid: Gredos. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2914715.pdf.

 

Martínez Espinel, N. J. (Dir.). (2015). Proyecto Minerva. Bogotá, D.C., Colombia: Imprenta Ejército.

 

Torres del Rio, C. y Rodríguez Hernández, S. (Ed.). (2008). De milicias reales a militares contrainsurgentes. Bogotá, D.C., Colombia: Memoria y sociedad.