La formación de los líderes

de un Ejército Multimisión para el siglo XXI

Teniente coronel

 Andrés E. Fernández Osorio1

Jefe de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación

Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova

Unlikely alliances have been formed to combat international terrorism and, as the enemy is unidentified and indefinable, the very nature of war has been transformed, possibly for ever

 

(Holmes & McConville, 2003, p. xi)

Las Fuerzas Militares de todo país democrático nacen de la necesidad de proteger los derechos de los ciudadanos y defender los fines esenciales e intereses del Estado, respondiendo a los más altos principios y valores, así como a la confianza que los ciudadanos depositan en aquellos que decidieron empuñar las armas de la República y defender el pabellón nacional.

 

En tal sentido, unas Fuerzas Militares modernas deben estar preparadas para resolver los múltiples y cambiantes escenarios que plantean retos a la seguridad y defensa nacional, para contribuir al fortalecimiento de la capacidad estatal y garantizar la implementación de políticas públicas que lleven prosperidad para los ciudadanos.

 

Esos nuevos escenarios de seguridad y defensa, y los factores de inestabilidad conexos a estos, son difíciles de predecir y presuponen un constante desafío a las capacidades de los hombres y mujeres encargados de planear y ejecutar, a todo nivel, las operaciones terrestres unificadas de un Ejército que propende por la efectividad y legitimidad en todas sus actuaciones.

 

Pero, ¿cómo lograr ser flexible para hacer los ajustes necesarios a las estrategias cuando un escenario incierto de seguridad y defensa se vuelva realidad? ¿Cómo evitar que los factores de incertidumbre afecten la gobernabilidad de un Estado y la efectividad de sus políticas públicas?

 

Por una parte puede ser posible, a través de unas Fuerzas Militares transformadas e innovadoras que respondan a las necesidades y realidades del Estado, es decir, que se entiendan como parte esencial de la sociedad, que hayan reducido las diferencias con otras Fuerzas, que se ajusten a los diversos roles dentro de una lógica multimisión, que se proyecten para participar en misiones internacionales y que busquen establecerse como modelo en transparencia y legitimidad (Moskos, Williams y Segal, 1999, p. 3).

 

Por otra parte, es posible que se dé a través de la formación de líderes militares en todos los niveles,  idóneos para resolver con gran efectividad tanto amenazas sencillas como desafíos múltiples y confusos, que sean suficientemente flexibles para migrar de un estado de paz a uno de crisis o de la competencia distintiva de seguridad de área extensa2  (Colombia, 2017) a una de maniobra de armas combinadas3 (Colombia, 2017), y que sean conscientes de la responsabilidad moral e histórica que como ciudadanos y servidores públicos tienen para con su país y su familia.

 

Es precisamente la importancia de la formación de los futuros líderes en todos los niveles de un Ejército Multimisión la que ha hecho realidad la transformación de la Fuerza, a través de las escuelas de formación para oficiales, suboficiales y soldados del Ejército Nacional de Colombia: la Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova, la Escuela Militar de Suboficiales Sargento Inocencio Chincá y la Escuela de Formación de Soldados Profesionales Soldado Pedro Pascasio Martínez Rojas.

Pasar el mouse por la imagen

Justamente con la formación por competencias, entendiendo naturalmente las dimensiones y campo de acción de los futuros alumnos de cada una de las escuelas, se ha logrado efectividad en las operaciones del Ejército y compenetración, además de respeto y compañerismo, dentro del personal de la Fuerza y en las unidades de todas las Armas.

 

Específicamente, la formación por competencias en las ciencias militares busca lograr cuatro diferentes enfoques dentro de un modelo pedagógico universal (Alonso, Acosta, Ibarra y Tapias, 2014). El primero, un enfoque antropológico, para entender al estudiante como individuo y ciudadano en desarrollo y aprendizaje permanente. El segundo, un enfoque epistemológico, para generar y transmitir el conocimiento suficiente y necesario al futuro oficial, suboficial o soldado, que le permita desempeñarse en forma óptima en su especialidad en la Fuerza; el tercero, un enfoque pedagógico, que permita formar al ser humano para aprender y prepararlo para enseñar como futuro instructor, y el cuarto, un enfoque militar, que enfatice la importancia de la doctrina y misionalidad del Ejército para garantizar idoneidad y profesionalismo en el desempeño de sus funciones.

 

Es así como las escuelas de formación del Ejército Nacional de Colombia contribuyen día a día al fortalecimiento de la democracia, formando líderes preparados en cuatro pilares fundamentales: formación militar, cultura física, bilingüismo y formación complementaria, y entregando a la sociedad militares responsables, obedientes del poder civil y con el compromiso de integrar unidades que contribuyan permanentemente a la mejora de las condiciones de vida de los colombianos y a la defensa de la Constitución y las instituciones democráticas.

1 Teniente coronel del Ejército de Colombia; Doctorando en Derecho y Ciencia Política de la Universidad de Barcelona; magíster en Economía, Estado y Sociedad: Política y Seguridad de la Universidad Colegio de Londres; magíster en Relaciones Internacionales en Eurasia de la Escuela Superior de Economía de Moscú; Magíster en Seguridad y Defensa Nacionales de la Escuela Superior de Guerra; Profesional en Relaciones Internacionales y Estudios Políticos de la Universidad Militar Nueva Granada; Profesional en Ciencias Militares de la Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova. ORCID: https://orcid.org/0000-0003-0643-0258.

Contacto: andres.fernandez@esmic.edu.co.

 

2 La seguridad de área extensa (SAE) es la aplicación de los elementos del poder de combate, en acción unificada, para proteger a la población, nuestras Fuerzas, los activos críticos y actividades, en aras de negar una posición ventajosa al enemigo y consolidar los éxitos, con el fin de retener la iniciativa. MFE 3-0 (2017, p.70).

 

3 La maniobra de armas combinadas (MAC) es la aplicación de los elementos del poder de combate en acción unificada para derrotar a las fuerzas terrestres enemigas; capturar, ocupar y defender terreno y lograr ventajas físicas, temporales y psicológicas sobre el enemigo para capturar y explotar la iniciativa. MFE 3-0 (2017, p.67).

Referencias

 

Alonso, J., Acosta, C., Ibarra, H., y Tapias, J. (2014). Redimensión curricular del programa de profesionales en Ciencias Militares. Bogota, D.C., Colombia: Sello Editorial ESMIC.

 

Holmes, R., & McConville, T. (Eds.). (2003). Defence Management in Uncertain Times. London ; Portland, OR: Routledge.

 

Moskos, C. C., Williams, J. A. y Segal, D. R. (Eds.). (1999). The Postmodern Military: Armed Forces after the Cold War (1st edition). New York, Estados Unidos: Oxford University Press.

 

Colombia, Ejército Nacional. (2017). Manual Fundamental del Ejército 3-0 Operaciones. Segunda edición. Bogotá, Colombia: Centro de Doctrina. Recuperado el 25 de Abril de 2018, de https://cedoe.mil.co/index.php?idcategoria=3210