La contribución de las mujeres del Ejército Nacional

 en la verificación del cese al fuego y la dejación de armas

Por teniente de Navío Juanita Millán Hernández1

Oficina del Alto Comisionado para la Paz

Tras más de 53 años de conflicto armado interno y casi seis años de negociaciones, en noviembre de 2016 se logró llegar al Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera. Esto significó el inicio de la implementación de todo el Acuerdo, pero en especial de uno de los temas más sensibles para las Fuerzas Militares, el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la dejación de las armas (CFHBD-DA).

 

Este hito histórico, es decir, la terminación definitiva de las acciones ofensivas entre la Fuerza Pública y las Farc, y, en general, de las hostilidades y cualquier acción prevista en las reglas que rigen el cese, incluyendo la afectación a la población, fue un hecho sin precedentes en la historia del país no solo por el simbolismo de la terminación del conflicto con las Farc, por la dimensión de la operación, sino también por la alta y fundamental participación de las mujeres militares en todo el año de la implementación del cese bilateral y la dejación de las armas.

 

La firma del Acuerdo Final significó el inicio de todo el andamiaje de la implementación del modelo de CFHBD y DA, sombrilla bajo la cual se desarrolló la ubicación inicial de más de 7500 integrantes de las Farc en las 26 zonas veredales transitorias para la normalización (ZVTN) y los puntos transitorios para la normalización (PTN), el inicio de su proceso de tránsito hacia la legalidad, la dejación de sus armas y su acreditación, hechos fundamentales para que se pudiera dar inicio a su reincorporación a la vida civil.

 

Esto implicó también la puesta en marcha del mecanismo de monitoreo y verificación del (MM&V) del CFHBD y DA, encargado de verificar el cese al fuego bilateral. Este mecanismo, único en el mundo, contempló principios y pautas generales que establecían que se actuaría por los principios de respeto, imparcialidad y transparencia en el cumplimiento de sus funciones y de no discriminación por razones de género.

 

El mandato también contempló que el MM&V estaría compuesto por hombres y mujeres del Gobierno nacional, de las Farc y del componente internacional (Naciones Unidas). Lo anterior con la intención, entre otras, de llegar a tener el 20 % de mujeres de los tres componentes del MM&V.

 

Para cuando el MM&V terminó sus funciones en septiembre de 2017, el mecanismo logró contar con más del 19 % de mujeres, lo cual se constituyó en la cifra más alta de participación de mujeres en mecanismos de verificación de cese al fuego del mundo.

 

Dentro del desarrollo del trabajo del MM&V y para fortalecer los esfuerzos encaminados hacia la capacitación, la prevención y el seguimiento a los temas de género, se creó en la instancia nacional un grupo focal de género, conformado por una integrante de Gobierno (Fuerza Pública), una de Farc y una de la ONU. Esta figura de los puntos focales de género también se estableció en las nueve sedes regionales y en las veintiséis locales. En estas últimas la participación de las mujeres militares y policías, en especial de las mujeres del Ejército Nacional, fue fundamental para el desarrollo del mandato del MM&V.

 

La participación de las mujeres de la Fuerza Pública tuvo como objetivo que su presencia, profesionalismo y conocimientos contribuyeran a la conformación de equipos interdisciplinarios que respondieran a las responsabilidades que el monitoreo y la verificación del cese al fuego significaban, y que por otra parte se diera cumplimiento a lo estipulado en la Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, 1325, Mujer, Paz y Seguridad.

 

De otro lado, se buscaba facilitar la interlocución con las comunidades y las autoridades locales, así como que se promoviera la prevención de diversos tipos de violencias contra las mujeres en estas zonas, en cumplimiento a la regla número 7 común del protocolo de reglas que rigen el (CFHBD-DA) del Acuerdo Final2, y,que mejoraran los procedimientos para la activación de las rutas de atención a la violencia basada en género.

 

Como resultado de este esfuerzo institucional, alrededor de treinta3  mujeres de la Fuerza Pública fueron integrantes fundamentales del MM&V. Ellas se desempeñaron en todas las secciones del mecanismo de verificación, y se desplegaron en las sedes locales4, regionales y la sede nacional del mismo.

 

Durante su permanencia en este mecanismo se destacaron por su compromiso, preparación, conocimiento, comportamiento y deseos de acertar, virtudes que fueron ampliamente reconocidas tanto por el delegado del Gobierno nacional ante del MM&V, señor vicealmirante Orlando Romero Reyes, como por el delegado del secretario general de las Naciones Unidas; jefe de la Misión Política en Colombia, el doctor Jean Arnault, y la prensa nacional5.

 

Este conocimiento adquirido por las mujeres militares, a través de su trabajo en una misión de verificación de cese al fuego, se constituye en un base muy importante para documentar, dar a conocer, replicar y ampliar las capacidades de las mujeres y hombres de las Fuerzas Militares de cara a retos y compromisos de las mismas, en escenarios nacionales e internacionales como los internos, en la Otan y en la ONU, con lo cual sirven de ejemplo de efectividad y profesionalismo.

 

1 Oficial de la Armada Nacional, politóloga de la Pontificia Universidad Javeriana, especialista en Resolución de Conflictos y magistra en Estudios Latinoamericanos de la misma universidad. Ha realizado estudios en materia de Mujer, paz y seguridad, negociación, mediación, construcción de paz, cese al fuego, DDR y misiones de paz.

 

Desde octubre de 2012, se encuentra en comisión en la Oficina del Alto Comisionado para la Paz. Fue parte del equipo asesor del general Jorge Enrique Mora Rangel durante el proceso de paz de La Habana. De la Subcomisión Técnica para el Fin del Conflicto y de la Subcomisión de Género en el proceso de paz de La Habana. Hizo parte de la Instancia Nacional del Mecanismo de Monitoreo y Verificación del Cese al Fuego y la dejación de armas. Continúa como integrante del equipo de la Fuerza Pública del Alto Comisionado para la Paz.

 

2 El Gobierno nacional y las Farc se comprometen a no realizar en virtud del presente acuerdo las siguientes acciones: 7. Ejecutar actos de violencia o cualquier amenaza que ponga en riesgo la vida e integridad personal contra la población civil, especialmente aquellos por razón de género. Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, página 223.

 

3 Las oficiales: TE Valencia, TE Cantillo, TE Barrios, ST Castaño y la ST Medina demostraron un gran profesionalismo, a pesar de las adversidades a las que se enfrentaron en cumplimiento de su deber.

 

4 Las oficiales del Ejército Nacional trabajaron durante todo el año de funcionamiento del MM&V, en especial en las siguientes sedes locales: Guaviare (Colinas), Caquetá (Charras), Norte de Santander (Caño Indio) y La Guajira (Pondores).

 

5 https://colombia2020.elespectador.com/las-mujeres-que-verifican-el-cese-al-fuego.

Referencias

 

Colombia. Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera. (abril de 2017). Imprenta Torreblanca Agencia Gráfica

 

Extraído de https://colombia2020.elespectador.com/las-mujeres-que-verifican-el-cese-al-fuego. Las mujeres que verifican el cese al fuego.

 

Resolución del Consejo de Seguridad Mujer, Paz y Seguridad 1325. http://undocs.org/es/S/RES/1325(2000)